Cómo arreglar el pomo de una puerta

Existe un oficio bien complejo como lo es la cerrajería. Parece mentira, pero muchas personas no saben que así se le llama al oficio de atender todo lo relacionado con llaves, cerraduras, candados, pomos y demás cuestiones afines.

Sin embargo, más allá de que los cerrajeros son unos altos profesionales cuyo trabajo es verdaderamente admirable, no está tampoco nada mal querer ahorrar algún dinerillo resolviendo por nosotros mismos nuestros propios problemas.

En este artículo te enseñaremos todo lo que necesitas saber para reparar el pomo de una puerta, incluyendo los pasos para cambiarlo como para reparar como tal sus piezas, además de toda una serie de consejos interesantes que te serán muy útiles en tu hogar.

Cómo arreglar el pomo de una puerta

Cuando se nos daña el pomo de una puerta, puede que haya toda una infinidad de motivos que hayan ocasionado la avería. Lo primero es desmontar la pieza y revisarla para dar directamente con la falla y luego proceder a determinar su origen.

Una vez que ya sabemos exactamente qué se ha dañado del pomo, procedemos a verificar si dicha pieza puede ser arreglada o si necesita en cambio ser modificada por completo.

Existen casos en los que el pomo está tan deteriorado que lo mejor es reemplazarlo por completo, en su totalidad. Sin embargo, ya sea que solo debas reemplazar una pieza o todo el pomo, el procedimiento no es del todo sencillo, aunque teniendo las herramientas y la información adecuada, se puede realizar sin mayores problemas.

arreglando-pomo-puerta

Cambiar un pomo completo

Cambiar un pomo completo pudiera ser un fastidio e incluso un grave problema si no se sabe hacer o si no se tienen las herramientas adecuadas. Pero en este artículo te diremos cómo hacerlo paso por paso para que sea totalmente sencillo y puedas hacerlo por ti mismo en apenas unos minutos.

Cambiar piezas de un pomo

Cambiar las piezas de un pomo implica un proceso todavía más complejo porque no es solo desmontar y volver a montar el pomo en la puerta, sino que además, estando fuera de la puerta, hay que rearmar cuidadosamente las piezas, incluyendo esta nueva, la que se va a reemplazar, la cual deberá enfrentarse a los obstáculos que pueda representar el ser armada con piezas que no son igual de nuevas y puedan tener algún desgaste, bien sea leve o incluso bastante avanzado.

Pero no te preocupes, que para ello hemos preparado un apartado donde te contamos cómo desarmar y volver a armar el pomo de una puerta, bien sea el pomo completo o solo algunas de sus piezas.

Herramientas para arreglar el pomo de una puerta

Básicamente solo necesitarás un destornillador, o puede que dos si el pomo tiene dos diferentes tipos de tornillos, y algo de aceite lubricante, que dicho sea de paso recomendamos que sea del tipo de fórmula de ayudante de mecánico, porque es el que menos acumula suciedades. Ya más adelante aprenderás que una de las principales causas del deterioro de un pomo se debe la suciedad en el interior de sus engranajes.

Una vez que ya tengas a la mano tus destornilladores, tu aceite, y desde luego el pomo nuevo que vas a colocar (si lo vas a cambiar por completo), es momento de ver cómo cambiar el pomo de una puerta, paso por paso.

pomo-puerta

Cómo arreglar el pomo de una puerta, paso por paso

Paso 1: Desmontar el pomo por completo

Para desmontar el pomo debemos comenzar por retirar todos los tornillos, tanto los que sujetan el pomo a la puerta por la parte externa, como los que cumplen la misma función desde el interior. Es importante en este paso ser muy cuidadosos con los tornillos, no solo para evitar perderlos, sino también para recordar el orden en el que estaban colocados, para que una vez terminado el trabajo, podamos atornillarlos exactamente en el sitio donde estaban antes de que los retiráramos.

Luego de que hemos retirado todos los tornillos, veremos que el embellecedor es lo único que nos separa de quitar el pomo de la puerta, al menos en la primera fase. Ese embellecedor saldrá al quitar los tornillos que lo sujetan, y al hacerlo veremos un botón que sujeta el resto del pomo, el cual deberemos presionar para proceder en la retirada del pomo.

Presionando ese botón podremos retirar la bola del pomo, así como también el agarrador. Lo único que debemos hacer además de utilizar el destornillador y mantener el botón presionado, es girar un poco la manilla hacia nuestro cuerpo.

Luego de esto, deberán girar el botón para terminar de sacarlo, al igual que el resto de las piezas. Después de esto, repite el proceso por el otro lado y ya habrás desmontado todo el pomo de la puerta.

Paso 2: identificar la parte del pomo que está dañada para reemplazarla correctamente

Identificar la pieza que debe ser reemplazada, no solo depende de estudiar muy bien el pomo una vez desmontado, aunque esta fase es la que nos hará confirmar lo que ya sospechábamos según los síntomas que te describiremos a continuación:

Cuando el pestillo entra o sale con dificultad o simplemente no trabaja correctamente: Este problema suele deberse a puertas que se cierran de manera brusca sin girar la manilla del pomo. Ese tipo de golpes que recibe el pestillo, por insignificantes que parezcan, van dañando sus engranajes hasta que se termina averiando.

Cambiar solo el pestillo puede ser realmente bastante sencillo siempre que lo hagas con mucho orden y tengas a la mano uno nuevo del mismo modelo del que se dañó. Para lograr esto te recomendamos acudir a una ferretería con la muestra de la pieza que necesitas reemplazar.

El procedimiento preciso para cambiar el pestillo es desatornilla los tornillos que lo sujetan a la chapa, una vez logrado eso, podrás retirar tranquilamente esa pieza. El procedimiento para colocar una nuevo es el mismo pero a la inversa.

Debemos advertirte que existen dos tipos de pestillos, o al menos son los más usuales: la de espada y la circular. Sea cual sea la que tú tengas en tu pomo, no compres un pestillo diferente porque no te servirá en lo absoluto.

Por otro lado, si el problema era que la manilla no giraba bien, puede que cambiar bolas y tiradores sea suficiente. Este proceso ya lo comenzaste al desmontar el pomo de la puerta, así que ya tienes gran trabajo adelantado, solo debes revertir el proceso, colocando esta vez bolas y tiradores nuevos, los cuales una vez más te recomendamos que sean compatibles con tu pomo, lo cual lo puedes asegurar yendo directamente a la ferretería con la pieza de muestra.

Ahora, puede que el problema no fuese solo una pieza del pomo sino todo el pomo en sí. En ese caso, aunque será un poco más costoso, el trabajo será mucho más fácil porque deberás reemplazar todo desde cero sin tener que preocuparte demasiado por las piezas.

Paso 3: Volver a montar el pomo en la puerta

Primero debes colocar el pestillero, pues al montar un pomo el proceso es completamente a la inversa que al desmontarlo de una puerta. Una vez colocado el pestillero, asegúrate de que los tornillos estén bien colocados, y con esto nos referimos a que no genere desniveles en el pestillero.

Luego procedes a colocar el pomo principal, que el pomo que sostiene la barra que hace funcionar el mecanismo del pomo. Este pomo principal deberás colocarlo haciendo que la barra atraviese el embellecedor (que fue una de las primeras piezas que retiraste mientras lo desmontabas, ¿lo recuerdas?) para luego colocar la manilla y atornillar.

Finalmente llega el momento de colocar el pomo secundario pero para ello debes colocar primero el embellecedor. Luego que has juntado todas las piezas, solo resta atornillar y listo, ya tienes el pomo arreglado.

cambiando-pomo-puerta

Cómo hacer mantenimiento a un pomo

La mejor manera de cuidar un pomo es usándolo adecuadamente y manteniéndolo lubricado. Como ya te hemos dicho antes, el mejor lubricante, el que recomendamos  todos estos casos, el que se conoce como ayudante de mecánico.

Una vez que has montado el pomo nuevo o reemplazado la pieza que estaba averiada, es importante lubricarlo, y una vez que hayan pasado algunos meses, repetir el proceso como mantenimiento preventivo.

Otro consejo para prolongar la vida útil de un pomo es cerrar la puerta siempre girando la manilla. De este modo podrás asegurarle algunos años extra al pestillo.

Deja un comentario







close

​Apúntate ​y Recibe nuestra Guía de Pintado