Cómo cambiar los rodapiés

Los rodapiés son una alternativa muy valiosa cuando de cuidar la estética de interiores se trata. Los rodapiés nos permiten, no solamente decorar y adornar el espacio, sino también ocultar imperfecciones, defectos, fallas, grietas, cortes, etc…

Cambiar rodapiés es una tarea que hay que realizar con las técnicas adecuadas para que quede de la mejor manera posible, en este artículo conocerás todo lo que necesitas saber para poder cambiar los rodapiés de la mejor manera.

cambiar_rodapie

¿Cómo cambiar los rodapiés correctamente?

Antes de entrar en detalles de cómo se cambia un rodapié, cuales son los materiales y las herramientas para ello, y cuáles son las técnicas para hacerlo de la mejor manera posible, es importante que entendamos que son los rodapiés.

Los rodapiés también son conocidos como zócalos, son esos adornos dobles o filos, que podemos encontrar en las orillas de las paredes y que aparentemente solo le agregan una función de adorno. Sin embargo, como ya dijimos en los apartados anteriores, los rodapiés también sirven perfectamente para cubrir u ocultar las imperfecciones que pueden tener una pared o incluso el techo, o quizás la unión entre la pared y el techo.

La forma correcta de cambiar los rodapiés es retirar el rodapié que está puesto, preparar la superficie, luego preparar de una manera adecuada el nuevo rodapié que se va a colocar y ejecutar el reemplazo. Sin embargo, por muy fáciles que parezcan esos cuatro pasos, hay que  seguir muy bien ciertas instrucciones y aplicar de la mejor manera ciertas técnicas para poder hacerlo de la forma más correcta.

 

Materiales y herramientas para cambiar los rodapiés

A continuación, te mostramos una lista con las herramientas y materiales que necesitarás para poder cambiar tú mismo tu rodapié:

  • Destornillador
  • Cincel
  • Cola
  • Cemento
  • Clavos de acero galvanizado
  • Piezas ya preparadas
  • Adhesivo
  • Serrucho
  • Caja de ingletes
  • Ingleteadora eléctrica
  • Lija.

 

¿Cómo cambiar los rodapiés paso por paso?

A continuación, te mostraremos los pasos específicos que necesitas seguir para cambiar los rodapiés de la mejor manera posible y dejar tu pared y tu techo con un look realmente impecable:

PASO 1: RETIRAR EL ANTERIOR

cambiar_rodapie_2

  • El primer paso es retirar el rodapié que ya está instalado. En el caso que ya sea de madera, lo más seguro es que esté clavado, al ser así debes utilizar un destornillador en manera de palanca, también puede servir una pata de cabra para que lo puedas separar fácilmente de la pared, no te deshagas de esas piezas, consérvalas para que utilices la medida para preparar los nuevos rodapiés y así poder asegurarte de que tenga el tamaño preciso y así todo puede ser todo mucho más fácil.

cambiar_rodapie_3

  • En el supuesto caso de que el rodapiés que esté instalado no sea de madera sino de cerámica, es muy probable que en vez de que esté clavado, se encuentre pegado cemento o algo similar. Eso no significa que debamos alarmarnos, pero sí será un poco más complejo el proceso
  • La manera más adecuada de retirar un rodapié de cerámica es utilizar un cincel para ir rompiendo y separando la cerámica de la pared, y luego debemos utilizar lija y tal vez un cepillo de alambre para dejar la superficie lo más lisa posible, para que podamos colocar el nuevo rodapié de una manera perfecta.

 

PASO 2: COLOCAR EL NUEVO RODAPIÉ

RODAPIÉ DE CERÁMICA

cambiar_rodapie_4

  • Si el rodapié nuevo que vas a colocar es de cerámica, puede que el proceso de colocarlo sea mucho más sencillo en comparación lo que fue retirarlo. Debes colocar antes que nada sobre la pared, con una llana dentada, el cemento o la cola con lo vas a colocar este nuevo rodapié de cerámica. Luego, utilizando un mazo de goma, puedes dar golpes muy ligeros. Cuando el cemento haya secado, solo debes rellenar las juntas para rejuntar todo con pasta.

 

RODAPIÉ DE MADERA

cambiar_rodapie_5

  • Cuando el rodapié que vayas a colocar es de madera el proceso puede implicar varios pasos porque es probable que la madera no traiga ya la medida exacta como puede si suceder con a cerámica, entonces lo primero que debes realizar son los cortes precisos a esa madera para que el rodapié tenga la misma medida de la que retiraste, por eso es importante que puedas utilizar el rodapié anterior como base, estos cortes los puedes hacer con un ingleteadora eléctrica, pero también te puede ser muy útil un serrucho, no olvides que las medidas deben ser exactas.
  • Por último, una vez que tengas las piezas recortadas, debes proceder a instalarlo en la pared, puedes hacerlo con clavos de acero galvanizado o puedes hacerlo también con adhesivo, la diferencia es que con el adhesivo deberás trabajar de manera rápida porque se seca y puede ser un problema, si no colocas las piezas de manera precisa, por eso ten mucho cuidado y paciencia, pero al mismo no tardes demasiado en el momento que colocas el adhesivo hasta que planeas colocar la madera.

Consejos para cambiar rodapiés

  • El primer consejo que te daremos al momento de cambiar rodapiés es que no te deshagas de las piezas que vas a cambiar. Recuerda que son útiles para poder tomar las medidas precisas en el nuevo rodapié que vas a colocar.
  • Por otro lado, te queremos decir que los rodapiés de cerámica pueden ser tan útiles como los rodapié de madera, pero los de cerámica pueden implicar un proceso un poco más complicado, especialmente al momento de retirarlos,  cuando vas a colocar rodapiés nuevos pueden ser también un poco más difícil porque deberás utilizar cemento. Entonces, ten en cuenta estos detalles para que puedas tomar una sabia decisión.
  • El otro consejo muy importante es que no debes descuidar es la limpieza de la zona donde vas a colocar el nuevo rodapié. No solamente se trata de desinstalar el anterior para instalar el nuevo de manera inmediata, hay que lijar y dejar lo más lisa posible la superficie donde se va a colocar el nuevo rodapié.
Título
Fecha
Artículo
Cómo cambiar los rodapiés
Estrellas
51star1star1star1star1star

Deja un comentario







close

​Apúntate ​y Recibe nuestra Guía de Pintado