Cómo lacar un mueble

Lacar un mueble es algo que puede aportar una gran cantidad de ventajas: puedes darle un aspecto renovado tanto al mueble como al espacio donde se encuentra, pues ahorrar al restaurar viejos muebles en vez e comprar unos nuevos, y lo mejor de todo es que puedes hacerlo por ti mismo sin muchas complicaciones.

Hay muchos profesionales que pueden lacar tu mueble, pero nada como la satisfacción de realizar uno mismo el trabajo, y además de sentirse orgulloso del logro, haber ahorrado algún dinerillo que podrás invertir en otras cosas para el hogar.

En este artículo encontrarás toda la información que necesitas para lacar tu mueble, desde los consejos más vitales e importantes hasta algunos sobre detalles bastante específicos que te harán obtener los mejores resultados una vez terminado el trabajo.

Cómo lacar un mueble

Lacar un mueble es un proceso que debe realizare por partes y para el que necesitarás una serie de materiales y herramientas bastante específicos. Los pasos a seguir para lacar un mueble debes cumplirlos de manera metódica, aunque el proceso puede variar dependiendo del estado del mueble y de tus intenciones en general acerca de los resultados que esperas obtener.

Cuando vamos a lacar un mueble, debemos primero estudiar el estado en el que se encuentra el mismo para determinar la forma en la que lo prepararemos para poder lacarlo, porque para obtener un acabado perfecto debemos realizar un trabajo previo en la pieza.

También es importante saber que además de cumplir muy bien los pasos para lacar un mueble, incluyendo los preparativos del mueble mismo y todo el procedimiento previo, también hay técnicas posteriores que harán que tu trabajo dure todavía más tiempo del que esperabas, lo que hace del oficio de lacar un mueble toda una tarea en la que además de lograr grandes resultados estéticos, pues incluso ahorrar algo de dinero por un tiempo hasta que te toque restaurarlo de nuevo, que podría ser dentro de varios años.

Como lacar un mueble

Herramientas y materiales para lacar un mueble

Pueden existir muchas y muy variadas herramientas para lacar un mueble, lo mismo puede suceder también con los materiales necesarios, y esto se debe a que cada caso puede ser muy distinto y particular y presentar necesidades y requerimientos muy específicos que puede que otros muebles no presenten. Sin embargo, a continuación te mostraremos una lista general de todos los materiales y todas las herramientas que pueden serte útiles al momento de lacar un mueble, en términos generales.

Herramientas y materiales para lacar un mueble

Herramientas:

Máquina lijadora

Espátula

Brocha pequeña

Pincel

Rodillo

Paño húmedo

 

Materiales:

Lijas varias

Esmalte/laca

Sellador

Disolvente

Masilla para madera

Cera sin color

Cómo lacar un mueble paso por paso

Ahora que ya sabes qué materiales y qué herramientas podrías necesitar para lacar tu mueble, te invitamos a que leas los pasos que debes seguir, comparando cada consejo con tu caso en particular, lo que te ayudará a discernir entre qué necesitarás realmente y qué no para tu caso en particular.

Paso 1: Prepara el mueble: lacar un mueble es una variante del trabajo de barnizarlo. La laca es una material muy similar y cumple las mismas funciones del barniz además de tener propiedades muy similares, aunque con también algunas diferencias muy marcadas.

Preparar el mueble antes de lacarlo, implica, al igual que al momento de barnizarlo, tener que preparar la madera para retirar todos los vestigios del acabado anterior, lo que permitirá que el nuevo acabado tenga resultados que sean el fruto y el reflejo de un trabajo mejor logrado.

Comienza por eliminar restos de pintura con un decapante. Este es un químico bastante fuerte y tóxico por lo que recomendamos usar guantes y mascarilla, además de hacerlo en un espacio con la ventilación adecuada para que realices el trabajo en un ambienta saludable y controlado.

Prepara el mueble

Luego de aplicado el decapante, deja secar por el tiempo que indique el fabricante y posteriormente retira todo con una espátula y complementa el proceso al final con un paño humedecido.

Continúa luego por determinar qué tipo de restauraciones puede necesitar la superficie del mueble, y en caso de existir grietas, rellénalas con masilla para madera para posteriormente usar la lija para dejar la superficie totalmente lisa. Lo recomendable es comenzar con una lija 80.

Luego de haber cubierto las grietas y haber lijado por primera vez, es momento de pasar a una lija 120 pata continuar removiendo imperfecciones así como también los restos de la pintura anterior. Llegado este punto, es importante limpiar después de cada lijado, lo cual se puede hacer con un paño húmedo que ayude a eliminar cualquier partícula de polvo que pueda haber en la superficie y que podría entorpecer el proceso de aplicar la laca al mueble.

Por último, puedes lijar una tercera vez para perfeccionar la superficie y dejarla lista para aplicarle la capa, que bien puede ser tradicional o de las más nuevas que vienen en aerosol.

Paso 2: aplica el sellador: el sellador ayudará  terminar de cubrir toda la superficie del mueble y a reducir los poros de la madera para que una vez aplicada la laca no absorba más de lo debido. Este proceso además de ayudar a ahorrar laca, puede ser muy útil para que el acabado final sea realmente profesional.

Una vez aplicado el sellador, debes dejar secar según lo indique el fabricante en el envase del producto, y finalmente debes lijar nuevamente para perfeccionar el proceso.

aplica el sellador

Paso 3: aplicar la laca: Bien sea que la hayas adquirido en su versión clásica o hayas decidido comprar la que viene en aerosol, este es el paso más esperado, aplicar finalmente la laca o pintura esmalte que le dará a nuestro mueble el aspecto brillante que tanto deseamos que tenga.

Si te fuiste por la opción de la pintura esmalte, seguro tuviste 2 opciones para escoger. Si aún no la has comprado, te contamos cuáles son esas opciones y sus diferencias, para ayudarte a elegir una u otra:

La pintura esmalte a base de agua no despide olores, es mucho más fácil y sencilla de manipular, e incluso es más fácil de remover en caso de que decidas volver a pintar el mueble.

aplicar la laca

La pintura esmalte sintética o poliuretano, es más química, más compleja, necesita un disolvente al momento de ser usada y despide olores muy fuertes. Sin embargo, el acabado con la pintura esmalte sintética siempre será mucho más profesional.

Sea cual sea la opción que hayas elegido, el proceso es parecido al de barnizar. Aplicas una mano, dejas secar y después lijas, para posteriormente repetir el proceso por última vez, a no ser que desees aplicar una tercera mano.

En el caso de que hayas usado aerosol, recomendamos utilizar un paño pegajoso entre cada capa, en vez de un paño húmedo. Ayudará a que la laca se adhiera más rápidamente al mueble.

Consejos para lacar un mueble

Ya que te hemos explicado el proceso de lacar un mueble en tres sencillos pasos, es momento de contarte algunos detalles y darte algunos consejos que podrás ser muy útiles y complementar la información que te hemos dado para que tu mueble quede perfecto.

-No te saltes ni uno solo de los pasos anteriormente descritos.

-Aplica la laca en direcciones uniformes, en un solo sentido. De lo contrario el acabado resultante estará lejos de ser profesional.

-Lija de forma uniforme. No dejes que unas partes queden mejor lijadas que otras porque eso se notará en el acabado final y cuando eso suceda ya será demasiado tarde para revertir el daño y deberás realizar todo el proceso de nuevo.

-En caso de utilizar laca en aerosol, lo recomendable es aplicarla a una distancia mayor de 20 cm y menor a 50. Igual el fabricante te habrá dejado algunas instrucciones en el envase del producto.

Consejos después de lacar un mueble

Ya conoces el proceso de lacar un mueble paso por paso y también te hemos brindado algunos conejos extra para que tu acabado sea lo más profesional posible. Ahora es momento de darte algunas recomendaciones que te permitan conservar por el mayor tiempo posible ese acabado profesional que seguramente obtuviste siguiendo nuestros pasos uno por uno.

-Saca mayor brillo al proceso de lacado aplicando una cera sin color, púlela con un paño húmedo y déjala secar. No abuses de este proceso, pero puedes realizarlo varias veces antes de tener que volver a restaurar tu mueble.

-Evita el contacto con humedad por parte del mueble.

-Mantén el mueble aseado el mayor tiempo posible, evitando que las partículas de polvo se adhieran a él, especialmente los primeros días después de haber aplicado la laca.

-Utiliza productos de mantenimiento de muebles que sean compatibles con la madera de la que él está hecho. Hay maderas como la caoba, por ejemplo, que no se llevan bien con ciertos aceites.

-Sigue las recomendaciones del fabricante de la laca que hayas utilizado, porque cada material puede ser diferente y por lo tanto tener diferentes instrucciones de mantenimiento y conservación una vez aplicados.

Consejos despues de lacar un mueble

Deja un comentario







close

​Apúntate ​y Recibe nuestra Guía de Pintado