¿Cómo preparar una pared para poner papel pintado?

El papel pintado actualmente es una de las mejores alternativas para decorar nuestra casa, por su sencillez, versatilidad y por el toque modernista que le otorga a nuestra casa.

Sus amplias capacidades para servir de revestimiento para muros, junto a su diversidad estética de texturas, colores y motivos decorativos le dan un toque muy distintivo y más profesional.

También es muy bueno si queremos ocultar de una manera exitosa las posibles imperfecciones que pueda tener nuestras paredes.

Algunas paredes presentan detalles que no son fácilmente disimulables si utilizamos pinturas, una opción muy fácil de utilizar es cubriéndola con papeles de calidad y con el grosor necesario para olvidarse de esos molestos defectos que nos fastidian la vida.

Por muy profesional que sea el papel y que tenga la mejor calidad del mercado, siempre el material adhesivo necesitara un empujón extra para lograr un resultado perfecto, por eso te recomendamos seguir esta serie de consejos y pasos para preparar la pared a la hora de colocar tu papel pintado.

Asegurar unas buenas condiciones de la pared permite evitar problemas de adhesión e irregularidades, tanto en el momento de realizar el trabajo como en el futuro tras el secado completo y el envejecimiento de los materiales.

 

C64P-PAGES-001_d

CONSEJOS ÚTILES PARA PREPARAR UNA PARED

 

Para saber cómo proceder frente a estos casos y tener total éxito en la aplicación de papeles pintados es interesante atender a los siguientes consejos.

  1. Analizar las condiciones de la pared:

Este es el primer paso que debemos de hacer a la hora de querer colocar nuestro papel pintado.

Debemos observar con atención los detalles de la pared, como si esta limpia, uniforme, firme y es totalmente absorbente. Para comprobar esto tendrás que utilizar unos métodos ya que no siempre son obvios para el ojo humano.

  1. Comprobar absorbencia:

Para comprobar si la pared es absorbente, basta con aplicar con una brocha un poco de agua, si se forman burbujas, la superficie de la pared no es absorbente.

En cambio, si la superficie absorbe el agua y se oscurece, quiere decir que la superficie es completamente absorbente. Te en cuenta que las superficies absorbentes casi siempre tienen pequeños poros.

  1. Comprobar firmeza:

Para comprobar la estabilidad que posee una pared, basta simplemente con aplicar presión con la uña de tu dedo pulgar, si desprende partículas o la pared se abolla, no es recomendable empapelar la superficie. Deberíamos tratarla antes de colocar el papel pintado.

  1. Comprobar humedad:

Existen zonas oscuras en las paredes que pueden ser indicios de húmedas, la mejor manera de determinar si lo son es utilizando un medido específico para la húmedad.

Aunque no todo el mundo cuenta con esta herramienta, existe un método que consiste en colocar papel aluminio en la zona durante 24 horas, si existe condensación en el papel aluminio al retirarlo, se debe esperar que se seque por completo la pared antes de continuar.

  1. Comprobar suavidad:

Al inspeccionar nuestras paredes nos daremos cuentas si existen grietas o agujeros pequeños. Existen lamparas profesionales para determinar si la pared esta lisa completamente pero no todo el mundo cuenta con esta opción.

Por lo tanto, si la superficie se encuentra notoriamente dañada, o se aprecian capas de pinturas antiguas o reparaciones con materiales variados, debe realizarse un proceso de reparación especial para que se pueda colocar el papel pintado.

Los agujeros o grietas pequeños estarán visibles al inspeccionar las paredes o techos. Averigua cómo arreglarlos en la sección Cómo tapar agujeros y grietas pequeños.

Si por el contrario la pared que se quiere colocar el papel pintado presenta rugosidad o irregularidades, en el mercado existen una gran variedad de productos que puedes emplear para preparar la superficie e igualarla. Los productos más usados son el aguaplast y la malla.

  1. Aplicar imprimación o fijador para sellar el paramento.

Una vez que hayas terminado de alisar tu pared y tapado las grietas y huecos pequeños, se debe aplicar la imprimación para poder tener una base para empapelar.

Depende de cual haya sido el resultado del análisis que hiciste, podrás utilizar imprimación.

La imprimación se utiliza para igualar las diferencias de colores, contiene las mismas características de una variante sin color en lo que respecta a la absorbencia y el reforzamiento de la pared.

Aunque veamos que la pared está en un buen estado, dar este tipo de fijador o imprimación siempre es una buena opción y es muy barata.

 

Pasos de preparación previa

 

Si nos encontramos frente a un caso en el cual las paredes no cumplen las condiciones ideales para poder empapelar la pared, debemos seguir una serie de métodos para hacer que la superficie quede completamente perfecta.

Estos cuatros pasos básicos, te ayudaran a mejorar tu pared, aunque es más recomendable que dejes este tipo de procesos a los profesionales para que el trabajo quede de la mejor manera posible.

Lijar la superficie

Se utiliza una lijadora de mano con discos giratorios y papel abrasivo para alisar las posibles imperfecciones sin dañar obviamente la superficie de la pared. Al lijar las capas de pinturas anteriores, estamos preparando de una vez la superficie para la aplicación de la imprimación. También se puede hacer manualmente con un taco de lija o esponja de lija. Recuerda en limpiar el polvo.

Aplicar imprimación adherente en superficies complicadas

El siguiente paso que debemos seguir, es la aplicación de la imprimación en las superficies complejas, al lijar la pared proporcionamos una mejor base para la aplicación del compuesto.

Este compuesto se puede comprar líquido, y viene de una vez ya listo para usar, al utilizar la imprimación adherente pigmentada, neutralizamos los distintitos colores que pueda tener la superficie. Lo mismo que hemos explicado anteriormente. Muy recomendable.

Masilla para superficies a gran escala

En el caso de que no tengamos una pared lisa, debemos emplastecer. Para poder rellenar las grandes superficies, necesitaremos herramientas, como la llana, espátulas y la masilla en polvo. Esta masilla se mezcla con agua siguiendo al pie de la letra las instrucciones que nos de el fabricante.

Al terminar nos debería crear una mezcla sin grumos y con un aspecto cremoso, aplicándose en toda la pared con la llana o espátula, y alisándose de manera uniforme.

Lijar superficies con masilla:

El ultimo paso para terminar nuestra pared es terminar de lijar la superficie, en este caso utilizaremos una lijadora especial de brazo largo, al terminar podemos utilizar una aspiradora para recoger el polvo y listo, tendremos la pared terminada.

Ahora, tenemos una pared que sabemos que esta lista para aguantar nuestro papel pintado de calidad. Si necesitas ver papeles pintados de alta calidad con un buen aspecto, pásate por nuestra tienda online de papel pintado. 

 

Título
Fecha
Artículo
Como preparar pared papel pintado
Estrellas
51star1star1star1star1star

Deja un comentario

error: Contenido protegido






close

​Apúntate ​y Recibe nuestra Guía de Pintado