Cómo Reparar Fachadas con Humedades

Podemos decir que la humedad es un problema habitual y silencioso que puede afectar gravemente la salud de nosotros mismos y de nuestros familiares por ello la importancia de detectarlas a tiempo y repararlas con eficacia.

 

En esta oportunidad, analizaremos el problema específico de las filtraciones de agua y humedad desde el exterior de los edificios al interior, así como la forma más eficaz de darles solución.

La penetración del agua y la humedad a través de los distintos soportes de un edificio puede tener lugar por múltiples motivos, y su reparación requiere de tratamientos específicos.

¿Cómo Reparar Fisuras y Grietas en las fachadas?

Las fisuras y grietas son uno de los problemas más frecuentes en las construcciones.

Ya se trate de desperfectos superficiales del enfoscado o grietas que atraviesen toda la estructura, la aparición de estos fenómenos debe ser atacada cuanto antes y de la forma apropiada. De lo contrario, lo más probable es que el problema continúe agravándose.

Las causas de la aparición de fisuras y grietas son extraordinariamente diversas y pueden ser por:

  • Secado prematuro de los morteros y pinturas de la fachada.
  • Deterioro químico de los elementos y componentes de la fachada.
  • Defectos en la construcción de los cimientos.
  • Incorrecta colocación de los elementos integrales del muro.
  • Errores en el cálculo de las fuerzas generadas por elementos arquitectónicos, tales como arcos o bóvedas.
  • Humedades provenientes del interior, así como humedades capilares o por filtraciones desde la cubierta.

 

filtraciones-en-fachadas

 

Cómo eliminar filtraciones de agua debidas a fisuras y grietas

 

Primeramente, es muy importante señalar que, si no se resuelve el problema en su origen, siempre existe la posibilidad de que las fisuras y grietas se reproduzcan con posterioridad a su reparación.

Con el fin de minimizar esta circunstancia, le recomendamos que la restauración tenga lugar mediante la utilización de materiales de revestimiento de fachadas con propiedades elásticas, las cuales puedan absorber los movimientos y tensiones generados en el soporte en fisuras inferiores a 2 mm entre labios.

El procedimiento para repararlo se divide en los siguientes pasos:

  1. Apertura de los labios de la fisura o grieta en forma de “V”, valiéndose de un paletín o un martillo.
  2. Eliminación de las partes no adheridas, utilizando un cepillo de púas.
  3. Consolidación e imprimación del soporte con pincel, para garantizar la adherencia del relleno y posterior revestimiento.
  4. Aplicación de la masilla o mortero impermeabilizante.
  5. Realización del acabado con una pintura impermeabilizante.

humedades-fachadas

 

¿Qué hacer en los casos más GRAVES?

 

En este caso, se deberá recurrir a una supervisión a cabo de un técnico en edificación.

 

Juntas de dilatación deterioradas

 

Las juntas de dilatación son una técnica casi imprescindible en aquellas construcciones que van a estar sometidas a fuertes cambios de temperatura.

Sin embargo, otros defectos de la edificación –como los descritos en el anterior apartado- puedan terminar deteriorando dichas juntas, las cuales se convierten en una vía de filtración de la humedad hacia el interior.

 

Cómo eliminar filtraciones de agua debidas a juntas de dilatación deterioradas

 

Suponiendo que el problema no se haya agravado, la aplicación de una masilla de poliuretano mediante el uso de una pistola para siliconas debería ser suficiente.

Una vez el material se ha dejado secar durante un periodo de 48 horas, se puede proceder a pintar la fachada.

 

Rotura de hormigón y enfoscados

 

La rotura del hormigón es un problema aún más grave pues la fachada queda totalmente expuesta a la penetración del agua y la humedad.

Existen multitud de causas que justifican el deterioro del hormigón armado. No obstante, la más frecuente es la corrosión de la propia armadura de acero, que puede ser por:

  • Recubrimiento deficiente de la armadura.
  • Presencia de poros y fisuras en el hormigón.
  • Carbonatación, lo cual priva a la armadura de la protección anticorrosiva alcalina.
  • Contaminación con cloruros, bien por la proximidad con la costa o por la utilización de sales para prevenir la congelación del agua en zonas frías.
  • Sulfatación, debido a la precipitación de lluvia ácida.

La corrosión del acero provoca un aumento de su espesor, lo que genera tensiones en el hormigón, hasta que finalmente éste se desprende.

 

Cómo eliminar filtraciones de agua debidas a rotura del hormigón

 

El procedimiento de reparación de los desprendimientos se divide en los siguientes pasos:

  • Eliminación de todas las zonas defectuosas que hayan perdido adherencia.
  • Saneamiento de la armadura, procediendo a la pasivación del acero y posterior aclarado.
  • Aplicación de una imprimación antióxido para proteger la armadura.
  • Restauración del hormigón, mediante la utilización de un mortero reparador impermeable y transpirable. Deberá emplearse una espátula o llana de acero inoxidable. En el momento en que comience a fraguar, el mortero ha de ser desechado.
  • Imprimación del soporte con rodillo, brocha o pistola.
  • Aplicación del revestimiento de acabado con una pintura impermeabilizante.

 

Utilización de materiales porosos

 

Si las fachadas han sido construidas con materiales porosos sin proceder después a la aplicación de un revestimiento o pintura impermeabilizante, el agua de lluvia y la humedad penetrarán con extrema facilidad en el interior.

Esto puede deberse a que:

  • El grosor de la fachada es insuficiente, cuando se opta por monocapas.
  • El soporte experimenta degradación física o química, algo muy frecuente con la utilización de piedra natural o artificial.
  • El material utilizado presenta defectos de fabricación, como la cocción deficiente del ladrillo cara vista.

 

Cómo eliminar filtraciones de agua debido a materiales porosos

 

  1. Antes de empezar, es indispensable que el soporte esté totalmente seco y limpio. Para ello, se recomienda la utilización de una hidrolimpiadora y una espera posterior de 3 días.
  2. Saneamiento y reparación de las juntas, retirando cualquier resto mal adherido.
  3. Aplicación del mortero
  4. En el caso de ladrillo cara vista o cualquier soporte poroso cuyo aspecto se quiera conservar, le sugerimos estas dos alternativas: Aplicación de soluciones hidrofugantes, o soluciones filmógenas e incoloras.
  5. En el caso de soportes de mortero, le sugerimos aplicar una pintura impermeabilizante con acabado de color.

Como mencionamos al principio del artículo la humedad en las edificaciones es un problema común, que no se debe dar por sentado. Si observamos alguna fuera o dentro de nuestro hogar eliminar el problema de raíz y obtener distintos mecanismos para eliminarla hará que nuestra calidad de vida sea mejor y nuestras propiedades un sitio más seguro para todos.

Ahora bien, es algo que no se debe dar por sentado. Mientras más rápido se detecte y repare el problema, nos ahorraremos tiempo y dinero.

Si observamos alguna fuera o dentro de nuestro hogar, eliminar el problema de raíz y obtener distintos mecanismos para eliminarla hará que nuestra calidad de vida sea mejor y nuestras propiedades un sitio más seguro para todos.

Esperamos que los consejos y medidas antes mencionadas sean de utilidad para una excelente reparación en su hogar.

Deja un comentario