Cómo tapizar una silla

Tapizar una silla es una genial manera de devolverle la vida y dejarla como nueva. Bien sea que busques ahorrar algo de dinero evitando comprar una nueva, o que simplemente desees tapizar una silla vieja que sacaste del armario, hacerlo por nosotros mismos siempre será una muy buena opción.

Tapizar una silla siempre será más económico que comprar una nueva, además de que hay sillas con las que nos encariñamos y sencillamente no tienen reemplazo. En este artículo aprenderás todo lo que necesitas saber para tapizar una silla tú mismo, y como sabemos que cada caso puede ser diferente, hemos preparado toda la información de manera que pueda ser útil en la mayoría de los escenarios.

Cómo tapizar una silla

Tapizar una silla no es algo necesariamente difícil, pero sí es complejo porque involucra una serie de detalles, materiales y herramientas, por ello manifestamos nuestro más profundo respecto por aquellas personas que se dedican diariamente a este oficio.

Sin embargo, te podemos decir a manera de entrada, que existen maneras de hacerlo sin que represente mayor complicación, y para ello te hemos preparado una guía completa, donde te decimos paso por paso, todo lo que debes hacer para tapizar tu silla y dejarla como nueva.

Como tapizar una silla

Tapizar una silla es apenas una parte del proceso de restaurar una silla, y aunque no pretendemos extendernos en detalles como barnizado o pintura, debemos decir que para tapizar una silla, hay un procedimiento previo que debe hacerse antes de entrar en materia con la tela, como lo es preparar la silla misma.

Pero antes de todo esto, ¿Por qué no comenzamos mejor por aclarar qué herramientas y qué materiales vas a necesitar para tapizar tu silla?

Materiales y herramientas  para tapizar una silla

Para tapizar una silla puede que necesites diferentes materiales y diferentes herramientas, según sea el caso. No para todas las sillas se usarán las mismas cosas, sin embago, aquí te dejamos una lista bastante neutral con todo lo que pudiera ser necesario para cada ocasión:

Materiales y herramientas  para tapizar una silla

Herramientas para tapizar una silla:

-Caladora o sierra de calar.

-Cepillo de alambre

-Lijadora orbital

-Destornilladores varios

-Tijeras

–Lijas o lijadoras

-Broca para madera

-Martillo (preferiblemente de tapicería)

-Hoja de cortes de goma espuma

-Hojas de cortes tanto rectos como curvos.

 

Materiales para tapizar una silla:

-Tela

-Tachuelas

-Goma espuma

-Grapas

-Pega

-Floca

-Tirafondo

Cómo tapizar una silla paso por paso

Ahora que ya tienes  a la mano todos los materiales y las herramientas que necesitas para tapizar una silla, es momento de poner manos a la obra a través de los siguientes pasos:

Paso 1: Preparar la silla: como bien te decíamos hace algunos párrafos, tapizar una silla involucra un trabajo previo que no debe ser desestimado, pues de él dependerá la obtención de buenos resultados, e incluso un gran ahorro si hacemos las cosas de la mejor manera.

Preparar la silla significa retirar todo lo que vamos a renovar, que en su mayoría será tela. Antes de tapizar, deberemos utilizar el destornillador para retirar todo tipo de grapas y tachuelas. Recomendamos tener mucho cuidado para no maltratar la madera, por lo que se recomienda cubrirla con un paño.

Preparar la silla

Otro consejo vital es que trates por todos los medios de retirar la tela lo más intacta posible. Sabemos que si vas a tapizar la silla es porque la tela ya estás muy deteriorada o cuando menos desgastada, pero de ella se hará la plantilla para la tapicería, así que debes tratar de retirarla de modo que quede en las mejores condiciones posibles para poder tomar las medidas precisas.

Un último consejo en este primer paso es que trates de conservar la gomaespuma. En muchos casos se encuentra en buen estado y puede ser reutilizada. Si no, si te parece que está muy gastada, pues no te preocupes, pero cuando de ahorrar se trata, ningún procedimiento queda descartado.

Paso 2: Prepara la tela: aquí básicamente vas a preparar las plantillas para luego cortar la tela y dejar todo listo para tapizar, aunque faltará todavía un último paso más antes de comenzar a tapizar.

Por muy fácil que suene, preparar la tela es un procedimiento que debe realizarse con sumo cuidado para que salga a la perfección y obtengamos los resultados esperados.

Prepara la tela

Toma las medidas utilizando la tela anterior como base, pero no cortes nada aún hasta no tener listas las plantillas de la gomaespuma.

Paso 3: Preparar la base: otros lo llaman plantilla, y algunos solo le dicen gomaespuma. Se trata de preparar lo que podríamos decir que es el relleno, lo que va entre la estructura de la silla y la tela.

Puedes reutilizar la plantilla anterior y te ahorras algo de dinero y esfuerzo, pero si decides hacer una plantilla nueva, te recomendamos hacerlo de esta manera:

Teniendo las medidas de la silla, la plantilla debe ser de tres capas. Lo ideal es una gruesa que sea la capa inferior, generalmente de 4 cm, luego una de la mitad de tamaño de la anterior, y finalmente una que sea un poco menos de la mitad. De este modo, en un hipotético caso, la plantilla termina siendo de tres capas que serian de 4, 2 y 1,5 cm cada una, en forma ascendiente. De esa forma, la silla podría incluso tener un aspecto bastante elegante.

Preparar la base

Una vez que se unen todas las capas, debemos darle forma a la gomaespuma con el cepillo de alambres.

La forma de pegar este trabajo suele ser con grapas, aunque cada capa de gomaespuma debería llevar pegamento entre ellas.

Paso 4: Por fin, tapizar: Cuando ya has preparado todas las partes, es momento de hacer lo que tanto has deseado, tapizar tu silla propiamente. Primero coloca la tela, extendiéndola lo más que puedas, y sobre todo cuadrando muy bien  el centro.

La tela deberás graparla a la base, pero antes, clávala con tachuelas. La forma adecuada es ir desde el centro hasta los lados. Luego de haber pegado tachuelas por todos los bordes, procedes a grapar, y después de grapar, quitas las tachuelas, una por un, con mucho cuidado, y las reemplazas por grapas.

Por fin, tapizar

Por último, en este paso, deberás cortar la tela que haya sobrado, esto lo harás con la tijera, y finalmente terminas de grapar o pegar con pegamento, donde creas que sea necesario.

Tipos de tapicería para sillas

Como dijimos al inicio de este artículo, existen diferentes tipos de tapicerías y por ello hemos tratado de crear un contenido que pueda ser útil para todos los casos. Sin embargo, a continuación te presentamos los 5 tipos de tapicería más usuales, para que tengas de dónde escoger:

Tapiería de cuero o semi cuero: Esta tapicería suele ser cocida con máquinas y es más usual en asientos de automóviles, aunque también aplica para sillas regulares, solo que desde luego no es recomendable para espacios calurosos. De resto, es una de las más buscadas cuando se trata de sillas que estarán expuestas a humedad, por su tejido es impermeable.

Tapieria de cuero o semi cuero

Tapicería de terciopelo: es de los más fuertes y resistentes, pero al mismo tiempo de los más difíciles de limpiar. Mientras no lo uses en sillas para niños, está de maravilla, porque además es de los más estéticos.

Tapiceria de terciopelo

Tapicería de algodón: es el más buscado, es ideal porque se adapta a todo. Es perfecto para espacios abiertos y cerrados, es fácil de limpiar el preferido de todos a pesar de no ser el más vistoso algunas veces.

Tapiceria de algodon

Tapicería de Lino: este es uno de los más fuertes y vistosos, suele ser recomendado para usos fuertes, y es un tipo de tejido muy clásico que puede otorgar una estética vintage, si se quiere.

Tapiceria de Lino

Algunas claves extra para tapizar una silla

Ya te hemos dicho paso por paso cómo tapizar una silla, pero ahora te daremos algunos consejos extra por si acaso pudieran llegar a serte útiles:

-Coloca cinta para cubrir las partes de la silla que no quieres dañar durante el trabajo de tapicería.

-Elige tejidos y colores que vayan acorde al espacio donde estará la silla, y eso no se trata solo de estética sino también de temperatura, sensación térmica, humedad, etc.

-Solicita ayuda si lo crees necesario, al momento de tensar la tela. Si la tela no está lo más tensa posible, el resultado final será cuando menos desagradable.

-Deja siempre unos pequeños centímetros sobrando al colocar los pliegues de tela, para que puedas tener margen de error.

Algunas claves extra para tapizar una silla

Deja un comentario







close

​Apúntate ​y Recibe nuestra Guía de Pintado