Limpiar Tarima Flotante

Si posees una hermosa tarima flotante en tu hogar o en tu edificio, debes prestar atención a los detalles al momento de realizar la limpieza. Ya que todo dependerá del tipo de materiales con la cual este elaborada dicha tarima, si es natural o tiene una mezcla de materiales sintéticos.

Cuando se trata de limpiar una obra de este tipo no es una tarea sencilla. Sobre todo si se encuentra en el exterior. Por ello hemos reunido una serie de trucos y tips que puedes tener en cuenta a la hora de llevar a cabo esta labor de forma exitosa.

Identificar el tipo de Tarima Flotante

Antes de proceder con cualquier trabajo de limpieza debes tener en consideración varios aspectos, y como ya se había mencionado, la forma y los materiales cambian de acuerdo al tipo de estructura que posea la Tarima.

Identificar el tipo de Tarima Flotante

Una forma de diferenciarlo, si no sabes de qué material está fabricada la tarima, es ver su aspecto estético. Ya que a simple vista podrás determinar si es sintética. Por lo general, uno puede apreciar una tarima natural porque su grosor es mayor y tiene mejor capacidad para soportar las pisadas de los transeúntes.

Dentro de otros de los elementos para identifica una madera natural, es que esta no produce una carga electrostática sobre nuestro cuerpo, ni sobre las prendas de vestir.

Limpieza de Polvo

Para iniciar con la limpieza en especial del polvo, así como de aquellos residuos granulados, puedes utilizar una aspiradora. Es vital que siempre utilices un cepillo para limpiar tu tarima, ya que cada vez que caminas o cuando regresas de la calle, traes contigo residuos y suciedad que pueden rayarla.

Limpieza de Polvo

En caso de que ocurra un incidente y se vierta suciedad en punto muy preciso de la tarima o que se derrame algún compuesto abrasivo, debes usar la aspiradora sin el mango. Lo mejor es que lo hagas sin presionarla sobre la tarima, para evitar rayones en la misma.

Las mopas es otro elemento que puede ser empleado en este tipo de limpieza. Recuerda ya sea aspiradora o mopa, debes hacerlo en el sentido de direccionalidad que tenga las vetas de la madera o la lámina sintética.

Limpieza Profunda de la Tarima

En ocasiones, por una mala técnica de limpieza, el suelo se ve sin brillo y opaco. Esto se debe en gran parte a que el polvo desarrolla una película semisólida que cubre la totalidad de la tarima, restándole así luminosidad. En estos casos es recomendable realizar una limpieza profunda.

Limpieza Profunda de la Tarima

Cuando se trata de una tarima natural, lo ideal sería que en una cubeta depositarás agua caliente con algo de vinagre. Eso sí, no usas más de una taza. Evita el derramar grandes cantidades de agua o colocar el recipiente sobre la tarima sin protección, ya que puedes mancharla y el daño será mayor.

Una vez preparada la cubeta con agua y vinagre, introduce una bayeta. La cual no debe salir con excesos de líquidos y pásala vigorosamente sobre la tarima. Solo procura evitar la acumulación de líquido en los puntos de unión del suelo. Repite esta operación todas las veces que creas  necesario.

Para una limpieza profunda debes cambiar al agua con vinagre y la bayeta si ya está con muchos residuos de suciedad. Si se trata de una tarima sintética el procedimiento, puedes seguir el mismo procedimiento. Lo que cambia es la preparación del líquido con el cual se realizará la limpieza.

Por lo general debes utilizar un químico especial para realizar limpieza (friega suelos) y luego una vez pasada la fregada, se puede pasar agua con detergente. Para evitar huellas en cualquiera de los dos tipos de tarima, es ideal pasar un paño seco para pulir. De esta forma le estarás dando una apariencia prístina.

El paño seco se llevará todo resto de humedad. Con esto, al momento de pulir, la tarima se verá como nueva, mucho más reluciente.

Limpieza de Manchas de la Tarima

Es casi inevitable que en las tarimas no ocurran accidentes con las comidas o bebidas y esta quede manchada. Los residuos de pintura, acuarelas, chicles y otros elementos son los peores enemigos de este tipo de suelos. Pero no te preocupes esto se puede solucionar.

Limpieza de Manchas de la Tarima

En el caso de que la tarima posea residuos de cera o chicle lo ideal es despegarlo con una herramienta especial, que en este caso sería la espátula. Lo más probable, una vez efectuado esto es que observes una pequeña mancha. Pero no te preocupes, solo debes humedecer un paño con algo de vinagre y pasar desde el centro de la mancha hacia el exterior y todo quedará resuelto.

Si deseas eliminar grasas, lo que debes hacer es colocar algo de frio sobre la misma. El hielo seco y los cubitos de hielo dentro de su envase son una gran alternativa. Una vez endurecida la mancha, se puede retirar con una especie de espátula que puede ser de plástico para evitar rayar la tarima.

Es recomendable, una vez retirada la mancha, que pases un paño húmedo con vinagre por la zona afectada. Algo que mucha gente no sabe, es que los rayones por zapatos (en especial tacones) se pueden eliminar con una borra.

Las manchas de bolígrafo las puedes limpiar con un paño humedecido con vinagre y agua caliente. De ser persistente este tipo de mancha, se puede utilizar un poco de alcohol. Eso sí, recuerda siempre secar con un paño seco.

Una de las manchas más difíciles de retirar es la de esmalte de uñas. Una de las primeras opciones es levantarlo con una espátula si ya está muy seca. De no ceder, tendrás que utilizar algo mucho más fuerte que agua y jabón ya que esto resulta inútil.

Por lo general, te verás obligado a recurrir a un quita esmalte.  De esa forma, evitarás rayar la tarima. Una recomendación final es que si vas aplicar un compuesto químico, primero lo pruebes en un área pequeña y que no sea visible. Porque de ser muy fuerte puede terminar empeorando la situación.

Deja un comentario







close

​Apúntate ​y Recibe nuestra Guía de Pintado