Filtrar por

Aislantes FOAMS

Cada vez son más usados los Foam o Aislantes, tanto térmicos como acústicos, en la construcción. Se utilizan en función del aislamiento que se quiere tener de nuestra tarima o suelo laminado.
Actualmente existen diferentes materiales y combinación de los mismos para ofrecer mejor aislamiento. También se debe tener en cuenta el espesor del material. El uso de caucho en la fabricación de estos es habitual, esto debe a su capacidad de amoldarse y absorber por su porosidad.

Instalación y uso del FOAM o Aislamiento
Se colocan antes de la instalación de las tarimas, de esta manera ayuda a aislar el ruido que pueda provenir del piso que se encuentra debajo, así como también nos dejará caminar con más tranquilidad  sobre nuestro suelo, sin pensar que incomodamos a los vecinos.

Filtrar por
Mostrando 1-5 de 5 artículo(s)

Muchas veces nos han recomendado el foam, pero pocos saben de qué se trata realmente. Pues, el foam tiene como principal componente el polietileno, el cual se usa para hacer el espumado.
Este espumado se consigue gracias al uso de la inyección de gas. Existen muchos métodos para lograr el espumado, pero este es uno de los más recomendados por sus cualidades.
Por ejemplo, a diferencia del uso de los compuestos químicos, el foam no es tóxico, funciona como aislante acústico y térmico, además de ser inoloro. También te puede interesar: perfiles de dilatación o rodapies a juego de tu tarima.


El foam también presenta la ventaja de no ser corrosivo, es totalmente reciclable, funciona perfecto como cojín, y es impermeable. Todas estas cualidades convierten al foam en el preferido de muchos.


De igual modo, las presentaciones del foam son diversas. Este se puede encontrar en diferentes tamaños y presentaciones, tales como los laminados, rollos, hojas, esquineros, bolsas, recubrimiento de tuberías, placas, y otros. En el mercado también hay espumas coloridas y con distintos tipos de cortes.


La versatilidad en la presentación de este material ha hecho que su uso sea frecuente en distintas áreas, tales como en el uso de chalecos salvavidas, muebles, sector automotriz, colchones, juguetes, en el área de la agricultura, y otras.


¿Qué usos se le da al foam en el hogar?


Tal como hemos señalado, el uso del foam es muy extendido, y en el hogar también es común tenerlo.
La combinación de aluminio con foam funciona como un excelente aislante térmico que muchos catalogan como favorita y consiste en una espuma del material polietileno, con una medida de cuatro milímetros, que es recubierta por ambos lados con una hoja metálica a base de aluminio. 
Este modo de laminar el foam hace que funcione como un buen aislante térmico, debido a las propiedades que le confiere el aluminio. Además, se suma la característica del foam como aislante acústico.


Es una de las presentaciones que más se buscan en el mercado porque no permite el paso del calor ni del sonido y, gracias a la cualidad de impermeabilidad del foam, es imposible que la humedad lo atraviese.


Aislante: una cualidad excepciona

l
Otra de las cualidades más excepcionales del foam es que posee resistencia al fuego, lo cual ha hecho que sea clasificado como M1.


Así, es usado en sitios donde se requiera el transporte de mercancía que esté expuesta a cambios de temperatura durante la trayectoria.
Es un excelente aislante en estos casos por el poco espesor y peso que tiene el foam. De modo que, es usado para recubrir internamente algunas cajas de cartón, o contenedores, tejados o tabiques, e incluso, es usado en suelos radiantes y parquet.



El uso del foam en suelos


Cuando se usa en el techo, este material es idóneo, debido a la facilidad con la que puede ser instalado, especialmente en los edificios –sin importar que estos sean viejos o nuevos-.


En los muros, se fija también sin complicaciones y añade valor al inmueble, además de ofrecer comodidad, permitiendo el recubrimiento incluso de las losas en espacios interiores y exteriores.
Sin embargo, el foam es altamente recomendado para los pisos industriales para ayudarles a mantener la temperatura deseada y hacerlos más duraderos, dándoles más resistencia a los mismos.


El foam: un aislante con características especiales


El foam posee características especiales como aislante, de una manera tan increíble que no podría compararse con ningún otro material.
En efecto, las celdas que conforman la espuma poseen una estructura diminuta en la cual se encuentra un gas aislante que le concede una conductividad térmica muy baja, y a un costo muy bajo.
Esta conductividad térmica viene condicionada por algunos factores, tales como el tamaño de la celda –o lo cerrada que esté-, el gas que se utilice, o el espesor.
Por ello, es recomendable consultar la opinión de expertos antes de hacer la instalación en el hogar u oficina y así determinar cuál presentación resulta más conveniente.


Cómo usar adecuadamten el aislante o foam


El aislante foam es utilizado para aislar el ruido y el calor.


Para los casos en los que se busque aislar acústica o térmicamente un área, la superficie de la misma también debe ser limpiada, pero, además, es importante no hacer un recubrimiento completo, porque una vez que se haya proyectado el tamaño será mucho mayor.
Tan pronto como se proyecte, el tamaño puede aumentar hasta cinco veces más, de forma rápida, por lo que se debe prestar atención al momento de hacer el recubrimiento.
Cuando el material esté seco, las partes sobresalientes al área que se desea aislar térmicamente pueden ser recortadas con un cúter.
Quienes usen rollos podrán manejarlos con mucha facilidad, porque los cortes y perforaciones se realizan sin ninguna dificultad. Así mismo, se pueden pegar.


En general, el aislante o foam se instala rápidamente y sin complicaciones, incluso en áreas que no son rectas, porque la espuma se adapta a cualquier superficie. Estas y otras ventajas convierten al aislante foam en un excelente material para dar larga vida a los edificios y demás espacios.

Menú