Filtrar por

Rodapies

Los Rodapiés o Zócalos, como también se les conoce, son colocados en la base de los muros o paredes de las diferentes habitaciones de tarima. Son elementos importantes para el cuidado y protección de los mismos, así como también su aporte estético en los acabados.
Son fabricados de diferentes materiales y por lo general los Rodapiés o Zócalos se usan tomando el mismo color del suelo o las puertas de la casa o habitación en la que se aplica.

La manera habitual de colocar el rodapié es la siguiente:

  • Se deben de tener las medidas del largo de cada pared de la habitación.
  • Marcar los puntos de corte y realizarlos con una sierra.
  • Para los puntos extremos que coinciden con las esquinas de los muros, se deben realizar cortes biselados, de esta manera se unirán perfectamente con los extremo de las siguientes piezas.
  • Revisar que todas las piezas del Rodapié o Zócalo encajan perfectamente antes de asegurarlas.
  • Se clavaran los ángulos para luego fijarlos en la pared con tornillos.
Filtrar por
Mostrando 1-3 de 3 artículo(s)

El rodapié o zócalo es una pieza que se coloca en la parte baja de las paredes de las habitaciones, o en los tabiques, para añadir un toque estético al espacio. Sin embargo, también cumple con la función de proteger la base de golpes.
Estos rodapiés se fabrican usando diferentes materiales; comúnmente, se fabrican con cerámica o madera, y se colocan siguiendo la combinación de la pintura usada en el mundo, o en el suelo, para que luzca armónico.

Todo lo que necesitas saber antes de comprar un rodapié


Antes de colocar un rodapié es necesario hacer una medida en la tira, así como también se deben trazar unos puntos por donde se harán los cortes. De esta manera, quedará perfecto el rodapié.
Los rodapiés también deben ser trabajados cuidadosamente cuando se coloquen en las esquinas, dado que la intención es dar un toque de esteticismo a la habitación, y el rodapié no puede fallar.
Para hacer que los rodapiés coincidan con las esquinas se recomienda usar una sierra de ingletes, o una caja. Antes de hacer la instalación y dejarlos fijos, es recomendable cerciorarse de que todos estén cortados y encajen en la misma medida.  
Dichos rodapiés pueden ser fijados a la pared con tacos, u otros materiales, dependiendo del material con el que fueron fabricados. En el caso de que el rodapié sea de madera, se recomienda tratarla para que luego no sufra a consecuencia de la polilla. En caso contrario, sería engorroso sustituir el pedazo afectado.  También te puede interesar: suelos laminadostarimas flotantes o aislantes de tarima


Aunque la polilla es una posibilidad, cuando los rodapiés son de madera, lo que usualmente les afecta es la rozadura, o los golpes. Pero cuando esto ocurre, se pueden rellenar las partes que han sufrido con un poco de masilla, proceder a limpiar y pintar usando el mismo tono.


Cómo colocar un rodapié


Si estás pensando colocar un rodapié en tu habitación, te daremos a conocer algunos trucos para que la tarea sea bastante sencilla.
Primero, se recomienda hacer una elección, es decir, decidir qué tipo de rodapié deseas. El modo de instalarlo dependerá de si este es de madera o de cerámica. Luego, te recomendamos que intentes hacer lucir a tu rodapié como el piso, en cuanto al color, la textura o el material, para hacerlo más funcional.
Si has optado por un rodapié de cerámica, debes proceder de la siguiente manera.


Pasos para colocar un rodapié de cerámica


Los rodapiés, además de dar un toque de belleza a la habitación, también funcionan para dejar cubiertas las juntas de dilatación, así que debemos cumplir con algunos pasos antes de instalarlos.
Paso 1: lo primero que haremos será retirar el rodapié anterior. Esto lo haremos con la ayuda de un cincel y un martillo. Durante este proceso, algunas partículas de cerámica pueden salir al aire, así que es necesario proteger los ojos con unas gafas.
Paso 2: luego procederemos a realizar la medida de la cantidad de cerámica que necesitaremos para que los cortes sean precisos y no un desperdicio por malos cálculos.
Paso 3: cuando tengamos las medidas necesarias, entonces procederemos a cortar. La cerámica debe ser colocada sobre una superficie recta, y el corte lo haremos siguiendo la marca que hemos trazado. Esto lo haremos con un cortador específico para baldosas.
Paso 4: seguidamente, verificaremos que el rodapié quedará justo. Para fijarlo a la pared podemos usar un adhesivo de montaje, siempre y cuando se trate de ambientes interiores. Pero, cuando se realice el montaje en exteriores, entonces se necesitará de cemento, ya que estará expuesto a los cambios de humedad y temperatura.


Una recomendación es sujetar con firmeza la pieza de cerámica luego de haberla colocado en la superficie con el material para fijarla. Cuando haya secado el pegamento, entonces rellenaremos las juntas utilizando una masilla cuyo uso es específico para los rodapiés con cerámica.
Si queremos que realmente el rodapié tenga un acabado estético, entonces tendremos que aplanar la masilla que hemos usado para rellenar, con los dedos.


Pasos para colocar un rodapié de madera


Al igual que los rodapiés de cerámica, los de madera también cumplen el propósito de cubrir las juntas de dilatación. Sin embargo, debemos tener claro que este tipo de rodapié no se fija en el suelo, sino en la pared, y esto aplica para los suelos laminados o de madera. Así, podremos cuidar el movimiento del revestimiento del suelo y de dilatación.
Paso 1: primero mediremos cuál es la longitud que necesitaremos para cubrir la superficie.
Paso 2: luego, procederemos a realizar el corte. Para ello, usaremos una sierra para cortar madera, un papel de lija fino, una caja de inglete, placa para lija y un cartucho de adhesivo sellador. La sierra debe ser diente fino y la apoyaremos en la caja de inglete.
En el caso de las esquinas, haremos un corte de 45°, pero para la pared haremos solo un corte recto. Los borden deben ser lijados luego; primero, con papel de lija medio, y luego fino.
Es necesario seguir todas estas recomendaciones en este paso para que la madera tenga un buen acabado.
Paso 3: al igual que con el rodapié de cerámica, la superficie también debe ser limpiada antes de proceder a la instalación. Todo debe estar libre de polvo, tampoco puede haber humedad, y si hay pintura vieja debemos removerla.
La superficie debe estar lisa y limpia porque luego será necesario colocar adhesivo, pegamento, grapas o tornillos, y es necesario que todo esté perfecto para que quede bien fijo.
Paso 4: en este momento procederemos a fijar el rodapié, y esto puede variar dependiendo de las instrucciones de cada fabricante. Así, tal vez sea necesario usar clavos, tornillo o pegamento.
Si no queremos usar clavos porque consideramos que es más difícil, entonces podemos fijar el rodapié usando silicona en spray, pistola de encolado y falsa escuadra.
Si es así, primero tomaremos la medida de las esquinas usando la falsa escuadra. Luego, usaremos la cola para unir los rodapiés. Siempre que trabajemos con cola debemos colocar algo en el suelo para proteger la superficie.
En la pared también colocaremos cola usando la pistola. Todo debemos hacerlo de forma rápido porque la cola no tarda en secarse.


Luego que coloquemos la pega, presionaremos el rodapié y dejaremos pasar 24 horas.


Tras seguir estos pasos, tendremos un hermoso y funcional rodapié instalado en nuestra habitación.

Menú