Filtrar por

Calderin para Gotele

Un calderín para gotelé es un equipo que se conecta a un compresor externo y sirve para la aplicación de todo tipo de pastas texturizadas. Básicamente está compuesto por un calderín, normalmente de acero inoxidable, con una serie de reguladores de presión. Trae además, un sistema de agitación para expulsar la pasta y unas cuchillas para remover la pasta.

Por otro lado, el gotelé es una técnica consistente en esparcir pintura más espesa de lo habitual sobre grandes superficies. Debido a su consistencia, durante su aplicación aparecen gotas o grumos de material que producen una superficie final de acabado grumoso. El gotelé se utiliza por su capacidad para disimular las imperfecciones en las paredes de los edificios.

El calderín contribuye con la estabilización del suministro de aire comprimido que usa como propulsor de la pasta. Asimismo, posibilita las paradas del compresor al servir como reservorio secundario del aire a presión.

Filtrar por
Mostrando 1-2 de 2 artículo(s)

Comprar un calderín para gotelé

El calderín se compone principalmente del cuerpo y de la tapa. El cuerpo cuenta con cuatro anclajes de cierre que hacen que el cierre sea perfectamente estanco. En la parte inferior del cuerpo está la salida de producto. En la tapa de cierre usualmente se encuentran los siguientes elementos:

●    Válvula de seguridad.
●    Doble regulacion, una para la presión interior del calderín y otro para la pistola.
●    Manometros de presion en el calderín y presión hacia la pistola.
●    Entrada de aire al calderin.
●    Salida de aire a la pistola.
●    Tapa de Ilenado.

Cosas a considerar antes de comprar un buen calderín

Materiales y volúmen de trabajo

La elección del calderín se verá enormemente influenciada por los materiales que se van a utilizar. De similar manera influenciará el volúmen de trabajo que se planifique. Un calderín viene definido por su capacidad (litros del texturizado) y la presión que puede transmitir durante el rociado. Obviamente un calderín pequeño hará que el trabajo sea más lento y que haya que rellenarlo varias veces antes de completar el trabajo.

Facilidad de uso

Esto está directamente relacionado con la seguridad y el control de la operación. Aunque los calderines más pesados tienen sus beneficios, puede ser difícil maniobrarlos. Además, algunos trabajos requieren precisión y control. Por lo tanto, pudiese necesitarse que también tuviera un un flujo controlable.

Ajustabilidad

Esta característica tiene que ver con la posibilidad de ajustar la velocidad y la presión. La ajustabilidad es importante porque se necesita aplicar mas presión si se trabaja con materiales más gruesos. Además, se debe poder ajustar el grosor de la capa rociada. Esto le brinda flexibilidad al trabajo y se ahorra tiempo.

Tasa de flujo

La tasa de flujo representa cuántos galones de materiales puede rociarse en un minuto. Una velocidad de flujo más alta significa que se puede hacer el trabajo más rápido. No obstante pudiesen saltar problema de control de la pistola rociadora. La tasa de flujo recomendada para la generalidad de las situaciones es de unos 0,075 galones / minuto. Esta velocidad es adecuada para hacer la mayoría de los trabajos y al mismo tiempo permite tener buen control sobre la pistola rociadora.
Dimensión y peso
Tanto las dimensiones como el peso son inherentes a la capacidad del calderín. Aunque la mayoría de los modelos vienen dotados con ruedas para su movilización, el tema del espacio donde situarlo siempre será algo a tomar en cuenta.

Accesorios adicionales

Existen una serie de accesorios que se usan en el trabajo que pueden venir o no con el calderín. Pero si vienen incluidos en el paquete, el trabajo se vuelve mucho más fácil. Además, eso significa que no se tienen que comprar por separado, lo que es un ahorro de dinero. Estos accesorios pueden ser:

●    Filtros:
●    Removedores adicionales
●    Mangueras
●    Extensiones
●    Equipo de protección

¿En que precio ronda un buen calderín de gotelé en el mercado?

En honor a la verdad, la oferta es extensa en ambos renglones, tanto calderines nuevos como de segunda mano. En consecuencia la situación siempre jugará en favor de los compradores quienes tienen la oportunidad de hacerse de un buen equipo a un precio conveniente. También existen en el mercado ofertas en equipos para la renta, lo cual es una gran ventaja cuando se trata de trabajos esporádicos.

La oferta de estos equipos hace que sea posible encontrar calderines de 30 litros, usados, por un precio de 175,00 € y nuevos, de 10 litros, por 480,00 €. De nuevo, se observa que la oferta es variada y beneficia al comprador quien siempre obtendrá la opción que más lo satisfaga.  

Por otro lado, también se pueden conseguir en el mercado ofertas interesantes que merecen ser consideradas. Tanto en el renglón de calderines nuevos como usados se pueden ubicar en las páginas de compras en línea “combos” en oferta. Estas ofertas pueden ser del tipo de calderín más compresor (usados) por un costo de 550,00 €, lo cual indudablemente saldría más costoso si se compran ambos elementos por separado.

En relación al tema de calderines para la renta, la oferta es también variada. Se pueden encontrar calderines de marcas reconocidas, de capacidad 30 litros y con todos sus accesorios por un costo de hasta 25,00 €/día. Si se quieren calderines más pequeños, también se pueden ubicar unidades de 10 litros por 12,60 €/día. 

Opiniones sobre los Calderines

Como se ha podido observar a través de todo lo escrito hasta ahora, para adquirir un buen calderín de gotelé es cuestión de claridad y paciencia. Claridad, por un lado, porque el único que sabe que es lo que busca es precisamente quien está buscando. Dependiendo del tipo de pasta a aplicar, dimensiones del trabajo y su recurrencia se hará la búsqueda entre un mar de opciones. La opción adecuada será la que mejor se ajuste a los requerimientos que el comprador tenga en mente.

En el otro extremo, la paciencia es otra de las vías que llevará al comprador a su compra perfecta. Teniendo ya ubicado la máquina que se necesita, vendrá ahora una inversión de tiempo para ubicar la mejor opción, tanto operativa como en costo. En este nivel la recomendación es no embarcarse en las primeras de cambio. Se debe buscar bajo el principio de “siempre habrá una mejor oferta”. Las señales que da el mercado apuntan siempre en ese sentido.

Menú