Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.
Filtrar por
Filtrar por
Marca
Precio
Acabado
Diluyente y Limpieza
Accesorios ideales para aplicar
Tipos de Productos para Metal
Tipo de Superficie

Pintura para radiadores

La pintura para radiadores surgió como una herramienta para mejorar la apariencia y recuperación de cada uno de estos elementos, ya que por el uso o la falta de él estos pueden sufrir daños con el pasar del tiempo.

Este tipo de pintura no solo protege el radiador si no que hace que este se convierta en un elemento indispensable de la decoración, tanto que puede convertirse en un punto de foco en la habitación en la que se encuentre.

Por ello es importante que tengáis toda la información necesaria para elegir la pintura adecuada, de mejor calidad y a un excelente precio que os garanticen la efectividad y sobre todo el resultado que os buscáis.

Quizás te pueda interesar también otros tipos de Pintura para Metal

Filtrar por
Mostrando 1-9 de 9 artículo(s)

Comprar pintura para radiadores

Al momento de comprar una pintura para radiadores es importante tener en cuenta cada uno de los elementos que os garantizarán una excelente compra y un producto duradero y con una alta capacidad de resistencia.

Entre las cosas que debéis tener en cuenta a la hora de comprar una pintura para radiadores es:

Resistencia a altas temperaturas: Es indispensable que la pintura se adapte a las más altas temperaturas, ya que, los radiadores de casa son elementos que llevan agua por dentro y esta suele calentarse por encima de los 60 grados centígrados.

De fácil aplicación: La pintura que compréis debe ser de aplicación directa y fácil, ya que los radiadores no necesitan una capa de imprimación, a menos de que estén en un alto grado de deterioro. Si necesitáis una imprimación tendréis que comprar una pintura que no sea aplicable directamente sobre la superficie.

Tipo de pintura: La pintura más usada es la acrílica, a base de agua, ya que tiene una alta calidad y termina siendo mucho más agradable que la sintética y es altamente recomendable para este tipo de materiales.

Resistencia al contacto: Debe ser una pintura capaz de resistir golpes, rayaduras y cualquier otro tipo de maltrato, ya que el radiador de casa siempre se encuentra expuesto a cada uno de estos factores porque se encuentra a la vista de cada una de estas situaciones fortuitas.

Precio de la pintura para radiadores

La pintura para radiadores es un producto muy económico, independientemente del tipo de presentación que esta tenga, es un material que se encuentra accesible para cualquier persona que desee adquirir una.

Claro, siempre es necesario tener en cuenta el tamaño de vuestro radiador, ya que de ahí se determinará la cantidad de pintura que necesitáis y su presentación, es decir, si es en spray o líquida, ya que de eso también depende su precio en el mercado.

Normalmente, el precio de una pintura para radiadores en spray va desde los 5 Euros en adelante. Si es líquida, va desde los 10 Euros en adelante, siempre teniendo en cuenta la calidad, el mercado donde es ofrecido el producto y la marca del mismo.

Colores más usados en la pintura para radiadores

En relación a los colores, la pintura para radiadores tiene una gran variedad que os permitirá hacer con él lo que a vosotros os guste, ya sea combinarlo con la decoración interna de la casa o hacer un elemento resaltante dentro de ella, todo eso lo podéis hacer con el color.

El mundo del color es tan extenso como la misma existencia, hay un mundo de tonalidades que hacen muy difícil el proceso de elección, por lo que os mostraremos cuáles son los colores más usados, específicamente en el mundo de los radiadores.

Entre los colores principales podemos encontrar:

Blanco.

Negro.

Azul.

Amarillo.

Gris plata.

Naranja.

Características y propiedades de la pintura para radiadores

Uno de los factores que hace que compréis o no un producto está directamente relacionado con sus características y las propiedades que este tenga, ya que es la forma más directa de conocer las cualidades y defectos del mismo y de esta manera saber si se adapta o no a vuestras necesidades.

Entre las principales características y propiedades que encontráis en una pintura para radiadores están:

  • Son resistentes a altas temperaturas, lo que hace que lo caliente de las tuberías no dañe la pintura y se mantenga la apariencia adecuada del radiador.
  • Es resistente a los golpes y rayaduras, lo que os garantizará tranquilidad y seguridad, pues es un producto duradero en el tiempo.
  • Posee una gran variedad de colores, esto hace que se adapte a cualquier espacio y decoración, ya sea interna o externa.
  • Puede ser de aplicación directa o con imprimación, siempre dependiendo de cómo se encuentre el radiador a la hora de aplicar la pintura, es decir, si está deteriorado o no.
  • Es pintura acrílica, ya que se adapta mucho mejor a la superficie del radiador y es de una alta calidad.
  • Pintura a base de agua, tienen la misma capacidad de la pintura sintética y es mucho más fácil de utilizar.
  • Excelente acabado, con mucha estética.
  • Es fácil de limpiar y mantener.
  • Fáciles de aplicar, ya sea en spray o líquida.
  • Con gran calidad de elasticidad y dureza.
  • Excelente capacidad de cubrimiento en toda la superficie.
  • Con gran adherencia y resistencia a la intemperie.

¿Cómo pintar un radiador?

Para poder realizar un excelente trabajo de pintura, teniendo como resultado un acabado perfecto es importante seguir algunos pasos que os llevarán a tener un radiador en perfectas condiciones y que se adapte perfectamente a vuestra personalidad y el espacio en donde se encuentra.

Lo primero que debéis tener en cuenta es que el radiador se encuentre apagado, completamente frío, y la zona donde vais a realizar el trabajo de pintura esté preparado para iniciar el proceso, además de proteger las zonas cercanas para no perjudicarlas con la pintura.

Lo segundo está directamente relacionado con el radiador, ya que debéis limpiarlo y lijarlo antes de agregar la pintura, pues no debe existir ningún tipo de restos de ningún material que pueda entorpecer el proceso de adherencia de la pintura. 

Si el radiador posee algún tipo de imperfección es recomendable que se lije la zona afectada con un papel de lija, independientemente de que sea interno o superficial, así será mucho más fácil el proceso de adherencia de la pintura.

La tercera cosa que debéis hacer es pintar, tenéis que tener en cuenta que debéis realizar dos procesos en uno, es decir, tendréis que aplicar la pintura dos veces para que tenga el acabado adecuado y cubra toda la superficie del radiador. 

Es importante que dejéis secar la pintura antes de aplicar la segunda capa, siempre siguiendo las instrucciones de cada fabricante, además debéis dejar que la pintura haga perfectamente su proceso de adherencia, por lo que se recomienda no encender el radiador hasta 24 horas después de haber aplicado la pintura.

Siguiendo cada uno de estos pasos podréis tener un radiador como nuevo en casa, además de aseguraros de que combine con vuestras decoraciones internas y externas volviéndolo un elemento decorativo del hogar.

Quizás te interese también nuestra Pintura Antioxido o nuestra Pintura para barbacoas

Menú